Chipeadoras Trituradoras Impex

Máquinas chipeadora: Elaborando el compost

La optimización de los recursos toma cada vez más importancia en la industria y la vida cotidiana, donde la reutilización de lo que antes eran meros desechos, hoy es vista como una oportunidad para mejorar y proteger siembras y cultivos.

Es el caso del chipeado, un proceso donde el material leñoso restante de los jardines o la producción forestal es triturado y procesado para posteriormente ser destinado a labores de compostaje, con una serie de propiedades que explicaremos a continuación.

Entre sus bondades destacan que permite resolver el problema de la acumulación de grandes cantidades de residuos leñosos altamente combustibles y que muchas veces representan un riesgo. Mientras que una vez que el material es compostado y aplicado como complemento para la fertilización de los árboles, también ayuda a proteger el suelo y evita el crecimiento de la maleza, sin dejar atrás la estética que aporta a la ciudad.

El material chipeado tiene beneficios sobre el suelo que podemos agrupar en 3 tipos:

  • Beneficios Físicos: Entre ellos cuenta que favorece la aireación del suelo, beneficia la formación de agregados, otorga estabilidad a la estructura del suelo, reduce la compactación y la evapotranspiración.
  • Beneficios Químicos: Permite la liberación de nutrientes, la disponibilidad de nutrientes, e incrementa la cantidad de materia orgánica en el suelo.
  • Beneficios Biológicos: Ayuda al desarrollo y actividad de microorganismos y regula el crecimiento de plantas no deseadas.

Además de todo esto, hay que agregar el beneficio estético que puede entregar una superficie con chip vegetal, donde es posible decorar utilizando las diferentes tonalidades que se pueden lograr a través de este proceso.

¿Cómo lograr un compost?

Éste se produce a través de la descomposición de material orgánico  por vía aeróbica, es decir donde existe una alta presencia de oxígeno. Por lo general se realiza una pirámide de material orgánico de unos dos metros de ancho, en cuyo centro se coloca un tubo que permite la aireación.

En esta pila de material se puede agregar nuestro chip vegetal, el que posteriormente se tiene que cubrir con material orgánico como vegetales o guano, hasta lograr una altura de un metro cincuenta como mínimo. Luego hay que humedecer con abundante agua, de esta manera la pila de material puede alcanzar los 70 grados centígrados. Posteriormente hay que voltear cada 15 días.  De esta manera hay que esperar 6 meses más para poder cosechar un buen compost. Este proceso también se puede acelerar con las técnicas adecuadas.

Por todo lo anterior, es que la máquina chipeadora se está convirtiendo en el boom de los indispensables para los jardines, viveros y cultivos de muchas de las empresas del rubro que ya han visto los beneficios de la reutilización del material orgánico que antes simplemente era desechado o en el mejor de los casos utilizado como combustible.