Motocultivadores

Arado rotatorio Groundblaster: Combina todo en una pasada

Arado Rotatorio Groundblaster

Tener la capacidad de realizar múltiples funciones de una sola vez y cuidar la calidad del suelo, son parte de las ventajas de este excelente implemento, que puede ser de gran ayuda en el campo de trabajo.

La marca italiana BCS nos presenta uno de sus aperos más destacados, diseñado especialmente para el trabajo con motocultor en el campo, donde estos aparatos entregan una gran versatilidad y disminuyen el trabajo en una serie de funciones que se pueden realizar durante todo el año.

Es el caso del Arado rotatorio, una herramienta que resulta ideal para el trabajo en parcelas e invernaderos, debido a su diseño multipropósito que permite combinar en una sola pasada las operaciones de un rotocultivador y un arado.

Esto ayuda a la preparación de la tierra para la siembra mediante el arado y el fresado en una sola pasada, destrucción de malezas, roturación de pequeñas superficies que cultivar y creación de surcos efectuando varias pasadas. También resulta ideal para aumentar el alto de las camas de cultivo que se van aplastando con el tiempo.

Otro de los beneficios que acompañan este sistema es el cuidado del suelo, ya que permite mantener el hábitat y los microorganismos de cada capa del suelo, en la llamada biota, incorporando y reciclando nutrientes esenciales, que se traducen posteriormente en una mayor productividad.

Esto porque los organismos del suelo mantienen procesos críticos como el almacenamiento de carbono, los ciclos de nutrientes y la diversidad de especies de plantas. Además, la biodiversidad del suelo juega un papel en la fertilidad del mismo, en su rehabilitación, en la absorción de los nutrientes por las plantas, en los procesos de biodegradación, en la reducción de residuos peligrosos y en el control de plagas de forma natural.

Su utilización requiere como mínimo de un equipo de 84 CV de potencia para su operación. Su funcionamiento consta de una transmisión con engranajes en baño de aceite, lo que se suma a una protección tubular contra accidentes para la seguridad del operador.

Además, su sistema permite una profundidad de trabajo regulable mediante rueda de apoyo. A lo que se agrega una placa lateral suministrada para obtener un labrado libre de surcos o para evitar que el suelo acabe en cultivos cercanos.

El Groundblaster se convierte así en una excelente elección a la hora de elegir una herramienta de trabajo. Todo siempre con la Garantía de Impex, que cuenta con toda la gama de repuestos controlados y garantizados.  Con un servicio de asistencia técnica eficaz basado en personal técnico preparado y competente.